• @emmagomezsoprano

Anam Cara

"En la tradición celta, el anam cara era el amigo del alma, alguien a quien podías revelar todas las intimidades de tu vida. El despertar de la creatividad y la comprensión de que en nuestros anhelos se esconde la presencia de lo divino, eran algunos de los frutos de esta amistad espiritual. Quien tenía un anam cara, adquiría un profundo conocimiento sobre la naturaleza del alma y, con ello, aprendía a ser feliz.


De acuerdo con la leyenda, en el inicio de los tiempos existía una alma única, que reunía todo al universo en un solo ser. Para poblar al mundo, el alma se dividió en dos, que a su vez se dividieron en otras dos y así sucesivamente.


Las almas que resultan de la división, deben cumplir con su camino individualmente, aunque cada minuto de existencia clamarán por su otra mitad. Si las almas conseguían sortear todos los obstáculos de la vida terrenal para evolucionar, podrían volver a encontrar su camino juntas.


Los Anam Cara buscarán siempre el beneficio de su otra mitad, añorando con todo su ser regresar a su estado original a través de un vínculo que jamás desaparecerá.


La leyenda afirma que las Anam Cara solo podrán identificarse entre ellas cuando sus ojos estén preparados y el alma lista para regresar a su origen. Será en ese momento que, al mirarse a los ojos, podrán identificar una llama de energía índigo flotando sobre el hombro izquierdo de la persona, del lado del corazón.


Esta relación es tan profunda, que no existen los juicios, las groserías ni la violencia. Con nuestras Anam Cara podemos compartir sin miedo nuestros más profundos secretos y temores sin que ello debilite su vínculo.


Cuando se reencuentran las dos mitades de una misma alma, solo habrá amor pleno, solidaridad y un equipo capaz de transformar al mundo"

¡Qué bellos textos y qué libro más recomendable!

Y esta es mi interpretación y mi llamada a mi ANAM CARA...

¿Cuándo nos encontraremos?

¿Cuándo cantaré para ti?

Te llamo mi Amor, recordando la memoria de cada olivo, de cada constelación, y te espero en este sin tiempo, en este ahora en el que fuimos, somos y seremos.


Mi dulce ANAM CARA.



4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo